Español, Idiomas, Lectura, Pensar

La Pena del Saber, por Mary Mulberry

 

“Quiero comentar que la siguiente entrada no es mía, sino de un blog que he visto en Internet, y no podría estar más de acuerdo con su contenido. Espero que os guste.” 

Cada día echo una triste mirada al pasado, para admirar la alegría que conllevaba la ignorancia, para contemplar relajado la tranquilidad, que era mi amiga, en aquellos momentos de malgastado desconocimiento… Si; puede que añore los ratos de paz que me brindaban las tardes de regocijo lector, o de armoniosa melodía musical junto a un brasero, en las frías tardes de invierno. Pero; ¿y qué hay de la gran aventura del saber? ¿Acaso añoro la inocencia que tenía por aquel entonces? Creo que esta es una de las cosas que más clara tengo en la vida; no, no la añoro, pues prefiero ser un solitario y humilde científico a una popular y solicitada persona.

Tantos años tras mis espaldas… Tanta experiencia en este sector, ¿no me bastan?

No, necesito algo que muchos tienen y pocos aprecian con el valor apropiado.

Oh, veo que estás leyendo esta triste historia. Bien, en ese caso veo necesario empezar a contarla desde el principio. Todo se remonta a un sueño, el sueño de un pájaro que lejos de querer aprender sólo a volar, también ansió el saber nadar…


A temprana edad, la llama del conocimiento se encendió en mi fuero interno, y me percaté que todos los acontecimientos que hasta entonces en mi vida acaecieron me habían llevado hasta donde allí me encontraba. Tenía 15 años, una edad en la cual era lo suficientemente maduro como para tener una personalidad fuertemente formada (sobre la cual no me centraré ahora) pero no lo era como para saber con certeza cuál sería el sendero de mi vida. No obstante, desde pequeño me habían llamado más la atención lo que tradicionalmente se han llamado ciencias´, más que lasletras´, por lo que tomé el sendero cuya indicación rezaba “Futura Facultad de Ciencias´´. Iba bien encaminado, pues desde que fui testigo como en medio de la calle un médico (que disfrutaba de un día de descanso) socorría a un transeúnte de lo que parecía ser un ataque al corazón (desde mis ojos de inexperto) la llama de la que antes hablé se avivó para no apagarse jamás, ya que es a eso a lo que hoy en día me dedico. El hecho de ver como con unas manos humanas se podía salvar un alma me marcó fuertemente, pues en esta sociedad de egoísmo en la que vivimos, un acto de valentía tan humilde era para mi como un tesoro.

Poco a poco, los años iban pasando, y yo iba creciendo. Hacía gala de mis queridos 20 años. El vello se habría paso entre los poros de mi joven piel, y parecía que un barítono se había apoderado de mis cuerdas vocales.

Entre los miembros de la universidad iba cobrando cierto prestigio, pues, a pesar de que para la carrera de medicina hace falta vocación (dicen), era de los pocos de la facultad que disfrutaba de lo que hacía. De igual modo me pasó en el instituto, en su momento (tampoco logré entender como personas tan poco cargadas de deseos en la vida se aventuraban a realizar algo que en definitiva, no les gustaba).

Muchos de los que ahora leéis mis recuerdos pensaréis cuán tonto fui al no haber dedicado mi juventud a lo que vosotros llamáis `divertiros´. ¿Os habéis planteado, mis queridos lectores, que para mí esto fuera diversión? ¿Acaso creéis que mi vida sólo giraba entorno a los estudios? Yo me río una vez más de cuán atrevida es la ironía, pues en los fines de semana me faltaba tiempo para estar con mis seres queridos, o para reunirme con aquella joven tan bella, cuyo esplendor se escapaba de lo meramente superficial. Aquí ven, caballeros, que en una vida organizada (y de la cual no acabas arrepintiéndote) hay tiempo para absolutamente todo.

A pesar de todo esto, la pena siempre me acechaba tras mis lagrimales, pero no piensen que mi pena era causada por las posibles burlas o mofas de aquellos que en su día tanto rieron a mi costa (a los cuales el destino les dejó la importante lección de vivir el presente pensando en el futuro), sino por la que yo creo que es la frustración de todo científico; la incomunicación.

Actualmente faltan valores, responsabilidades, normas de convivencia… pero lo que más nos falta es la comunicación, y esto en un científico (se dedique a lo que se dedique) es más frustrante.

No os imagináis a veces cuán doloroso es soportar el saber. Yo, que me preparé para transmitir mis conocimientos, no me quieren escuchar, nadie me quiere oír… ¿por qué no me comprenden? La vida es mucho más llevadera cuando entiendes lo que ocurre a nuestro alrededor, pero… ellos no prestan atención… se tapan los oídos o huyen de tu mirada, que suplica atención y comprensión. ¿Por qué parezco ser el único al que le interesa la cultura? ¿Dónde os escondéis, oh amigos del conocimiento?


Una vez llegados a este punto ya habrás comprendido el motivo de este relato. Necesitaba que al menos un lector afortunado como tú supiera que lo que más ansían los estudiosos es la satisfacción de dejar un legado, el legado de la sabiduría y conocimiento, para que así, lo más grande que tiene esta Tierra que habitamos no se pierda.

Para mí, mis preciados lectores, para mí eso es sinónimo de felicidad.

Entrada de Mary Mulberry

Anuncios
Estándar
Tardis Words

Atajos útiles para Mac OS X…

A lo largo de mi experiencia con Mac OS X, he ido adquiriendo una lista de Atajos (combinaciones de teclas para hacer una función) que me hacen la vida más fácil y me agilizan el trabajo. A continuación, voy a hacer un listado con todos ellos para que lo añadáis a vuestras vidas diarias. ¡Espero que os sirvan de ayuda!

Para empezar, el trío más importante de todos: Copiar/Pegar/Cortar

  • Copiar: Command + C

  • Pegar: Command + V

  • Cortar: Command + X

Cuando una aplicación no se cierra, tenemos la opción de forzar salida. En ocasiones, tenemos que forzar la salida de muchas aplicaciones, o simplemente una aplicación no responde en absoluto debemos clickar:

  • Forzar salida: Command + Option + Esc

Otra muy útil es aquella que nos permiter seleccionar todo el texto de un documento.

  • Seleccionar todo: Command + A

Para aquellos que usen el Word diariamente (como yo, por ejemplo) u otros editores de texto, hay tres comandos que les pueden ahorrar horas:

  • Poner texto selecionado en negrita: Command + B

  • Poner texto seleccionado en cursiva: Command + I

  • Subrayar texto seleccionado: Command + U

Luego tenemos la opción de imprimir un documento o foto, simple pero eficaz:

  • Command + P

Por último, pondré algunos comandos del sistema que le vendrán bien a todos los que se quieran mover fluidamente por el ordenador:

  • Realizar una captura de pantalla: Command + Option + 3 (la captura de pantalla se guarda como un archivo JPEG en el escritorio).

  • Esconder/Mostrar de nuevo el Dock: Command + D

  • Mandar un item seleccionado en el Finder a la papelera directamente: Command + Delete

  • Seleccionar objetos varios sin arrastrar el cursor: Seleccionar objeto 1 + Command + Seleccionar objeto 2 + Command + Repetir el proceso tanto como sea requerido

  • Mostrar vista previa de un archivo: Seleccionar archivo + Barra espaciadora

 

 

 

 

Estándar
Doctor Who, Español, Idiomas, Tardis Words

11 usos más y menos útiles que darle a un destornillador sónico…

                                                                                 spain

¿Cómo te salvarías de una cerradura que te impidiese entrar en la sala de control de una nave espacial mientras ésta se estrella? ¿Y cómo se supone que romperías la cerradura para entrar en una gran instalación de excavación subterránea? Por no hablar de las pocas posibilidades que tiene una persona corriente de darse cuenta de que su vecino (que sospechosamente riega las plantas demasiado a menudo y mira siempre a los lados) es realmente un complejo robot capaz de viajar en el tiempo y que es controlado por gente miniaturizada.

Puede haber personas que tenga la respuesta para algunas de estas preguntas, pero sólo una solución abarca todas las cuestiones. Sí, lo habéis acertado: usando un destornillador sónico.

Sigue leyendo

Estándar
Español, Lectura, Tardis Words, Tecnología

El Minimalismo

Todos sabemos que desde hace ya un buen tiempo, está predominando el estilo minimalista tanto en la tecnología como en el arte, decoración, vestimenta… Pero, ¿qué es realmente el minimalismo? Para que os hagáis una idea, el minimalismo es la ausencia de detalles. Las cosas simples, blancas, planas, sin ninguna decoración y mayormente blanco o negro. En una palabra: simple.

Para entrar en materia, sigue leyendo.

Sigue leyendo

Estándar
Español, Idiomas, Lectura, Pensar, Poesía

Muere lentamente – Pablo Neruda

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee, quien no escucha música,
quien no halla encanto en sí mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos senderos,
quien no cambia de rutina,
no se arriesga a vestir un nuevo color
o no conversa con desconocidos.

Muere lentamente quien evita una pasión
y su remolino de emociones,
Aquellas que rescatan el brillo en los ojos
y los corazones decaídos.

Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor,
Quien no arriesga lo seguro por lo incierto
para ir detrás de un sueño,
quien no se permite al menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos…
¡Vive hoy! – ¡Haz hoy!
¡Ariesga hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡No te olvides de ser feliz!

Estándar